Una dieta de la mente

Varias veces he leído, en revistas de esas que ponen en las peluquerías y en uno que otro consultorio médico, que cuando uno hace una dieta lo aconsejable es poner en un lugar visible una foto de una persona cuyo cuerpo uno desee. O al menos admire. Supuestamente eso ayuda a aquello de la motivación para cerrar el pico y seguirse levantando como demente desadaptado a las 5 de la mañana para ir al gimnasio. Hoy me acordé de eso porque encontré una foto que me motivó. No a hacer dieta. Sino lo contrario. A dejar de pensar en bobadas. Una dieta de la mente.

La de la foto soy yo. Tengo poco más de un año y con el tamaño gigante que me ha caracterizado toda la vida no debía levantarme a más de unos 40 centímetros del suelo. Yo no me acuerdo de ese momento pero me imagino que ese triciclo lo pedaleaba como si no hubiera un mañana. Es que en la foto se nota, pedaleaba con toda la fuerza de la que era capaz, con toda la concentración para no caerme, pero sin miedo. Yo creo, incluso, que sin mirar al frente porque no importaba llegar a un punto, lo que importaba era avanzar, avanzar, avanzar.

Read More

Somos sapos cocidos a fuego lento

Hablar del 11 de septiembre es prácticamente imposible. No hay absolutamente nada que alguien como yo, que solo vivió esta tragedia como espectadora y sobre todo como niña (tenía 10 años el 11 de septiembre de 2001) –incapaz de comprender la naturaleza y la magnitud de esos hechos en su momento– pueda decir sin caer en la simplificación, la afectación y hasta la ofensa. 

Lo que sí es posible es hablar de lo que el 11 de septiembre nos enseña. 

Read More

Yo elijo que otros puedan elegir

Comenzaré con algunas aclaraciones:

  • He asistido a una corrida de toros. He experimentado por mí misma todo lo que implica este “ritual” y conozco (superficialmente, pero lo suficiente) las nociones básicas de la tauromaquia.

  • Hace tiempo decidí no volver a estos espectáculos porque no me sentía bien estando ahí.

  • Estoy plenamente convencida de que el valor supremo de la vida en comunidad debe ser el respeto por las libertades individuales; ante cualquier dilema espero poder optar siempre por la posición desde la que la elección personal de cada individuo para definir su vida y su experiencia vital (dentro de los límites del respeto por la libertad de los demás) sea lo principal.

  • Considero que la “protección de los derechos de los animales” parte de creencias análogas a las creencias religiosas.

Antes de que me salten encima procedo a aclarar mis aclaraciones y el porqué de incluirlas en esta humilde opinión.

Read More